domingo, 25 de septiembre de 2011

Misterios y naufragios de Mar del Sur parte 2. El Madonna del Carmen, El barco de las lozas, El Barco desconocido y El Nueva Madonna de la Gracia.

El Madonna del Carmen

Cuando nos dirigimos por la playa hacia el norte y pasamos el arroyo La Ballenera, podemos distinguir que sobre la playa se encuentra una inmensa carcasa de metal oxidada que nos sorprende por su forma cilíndrica. Esta carcasa es parte de la caldera que pertenecía al buque Madonna del Carmen. Este está hundido a unos cien metros mar a dentro y durante las bajantes se pueden ver sus restos asomar sobre el agua.

La historia de este buque comienza a saberse en el año 1922. En un libro que habla sobre la historia de Miramar, se hace referencia a un artículo escrito en la antigua revista El Hogar en el cual se habla que a esa altura hay un barco llamado Madonna del Carmen y que sus restos yacen sobre la playa. El Padre Massanet, autor de dicho libro, describe los restos como el recuerdo de un episodio triste y desafortunado.

Sobre el origen y vida útil del Madonna del Carmen poco se sabe. Gracias a las investigaciones de Daniel Boh (Museólogo del Museo Municipal Punta Hermengo de Miramar), todo indicaría que perteneció al famoso traficante y conquistador de Tierra del Fuego Julius Popper y que probablemente haya naufragado entre los años 1910 y 1911. Popper habría utilizado el barco para transportar mercaderías para su empresa de búsqueda de oro en esa zona Austral.



Caldera del Madonna del Carmen. Mar del Sur Nov. 2010.

Sabemos que
el Madonna del Carmen era un pequeño buque de menos de 40 metros de largo y 238 toneladas, fabricado por los astilleros Swan & Hunter de Newcastle (Inglaterra) en el año 1883, impulsado por un motor a vapor marca Ross & Duncan. El capitán era el Sr. P. Ferro y el armador M. Vaccaro. En el libro del investigador Arnoldo Canclini: Julio Popper “Quijote del Oro Fueguino”, aparece unas pocas líneas haciendo referencia a este barco: “En nombre de la nueva empresa, se adquirieron dos embarcaciones, el vapor Madonna del Carmine y la barca María Luisa. No sabemos qué se hizo de estas naves, a bordo de las cuales Julio Popper se dirigió hacia la tierra de su destino, El Páramo, que sería el escenario para sus más célebres hazañas.”

A parte de la caldera, pocas piezas se han rescatado o hallado del Madonna del Carmen. En los años 40 el Sr. Zuchelli rescataría parte de la cadena que engancharía el ancla. Posteriormente, en los años 90, sería rescatada el ancla la cual hoy se exhibe en el jardín de un domicilio particular sobre la Avenida 9 de Miramar. Muchos otros restos se han encontrado sobre esa zona pero no se pueden asociar con exactitud al buque Madonna del Carmen.

Hace pocos meses estuvieron en la zona investigadores del PROAS (Programa de Arqueología Subacuática) que esperemos que arrojen nuevos datos y pistas acerca de las causas y características de enigmático buque Madonna del Carmen.





Parte de la caldera del barco Madonna del Carmen que habría pertenecido a Julius Popper.




Cadena del Madonna del Carmen expuesta en el Museo Municipal Punta Hermengo de Miramar.






El enigma del barco de las lozas de Centinela del Mar

En entradas anteriores hemos hablado de las famosas lozas de vajilla fina que se encuentran desde hace décadas en Centinela del Mar.





Lozas encontradas en Centinela del Mar.








Parte de las lozas encontradas en las playas de Centinela del Mar.




Laureano Clavero, autor de este blog e investigador, ha logrado, con la ayuda de entidades inglesas especializadas en la materia, fichar más de 300 piezas encontradas por vecinos y veraneantes. De esta manera pudo saber su fecha, origen y fabricación. Pero todavía queda una cosa pendiente: Saber el origen del barco que las transportaba. En la zona de mayor concentración de las piezas (norte de Centinela del Mar) han salido gran cantidad de piezas de barcos que coinciden con la antigüedad de las lozas (mediados del siglo XIX). Restos de maderas y clavos del mismo material pertenecientes a antiguos veleros, se han encontrado en las playas de Centinela del Mar cerca del lugar donde las lujosas lozas aparecen. Durante las bajantes se pueden ver restos de barcos de madera que tal vez podrían pertenecer al barco que transportaba las enigmáticas piezas de porcelana. Las investigaciones continúan y esperemos que un futuro próximo el archivo Guildhall de Londres, con la ayuda de este blog, pueda saber a que nave pertenecían.







Parte de un velero del siglo XIX encontrada en Centinela del Mar donde salen los restos de lozas pertenecientes al mismo siglo.







Clavo encontrado en las playas de Centinela del Mar.






El Barco Desconocido


Alrededor de los años 30, en lo que hoy es la playa principal de Mar del Sur, los vecinos más antiguos recuerdan que hubo una bajante en la cual el mar se retiró unos 200 metros. Esta gran bajante, poco común en nuestras costas, dejo ver una gran embarcación de madera que inmediatamente fue avistada por los vecinos de aquella época. Tito Echave, antiguo residente de Mar del Sur, recuerda que era pequeño y que todo el pueblo bajó a la playa a rescatar los restos del barco. El Sr. Echave también cuenta que las maderas del barco fueron apiladas en la calle 11 y 98 sobre un terreno que había en esa época. Más tarde los restos fueron repartidos entre la gente del pueblo y las maderas fueron utilizadas como palos de alambrado. Otras piezas más alargadas fueron utilizadas como vigas para sostener los techos. Este es el ejemplo de la quinta de los Espelozín (actual Camping La Ponderosa) que parte de su estructura antigua posee restos de dicha embarcación. Parte del desguase del barco se podía ver hasta hace no mucho en las calles 98 y 19. En dicha esquina había una serie de postes de madera rectangulares que hacían de alambrado y de los cuales hoy queda solamente alguna base muy deteriorada. Sería interesante que mediante la historia oral se pueda reconstruir la historia y destino de dicha embarcación para poder precisar exactamente a que época perteneció.





Clavo de madera perteneciente al Barco Desconocido de Mar del Sur.




Nueva Madonna de la Gracia encallado en Mar del Sur

Un pesquero de Mar del Plata de 25 metros de eslora que navegaba de regreso al puerto local con una importante carga de pescado a bordo encalló en abril del 2010 durante la madrugada al borde de la costa de Mar del Sur, en el partido de General Alvarado. Al parecer fue arrastrado por la marea y derivó hacia la costa hasta que encalló en la arena, pero la tripulación fue rescatada sana y salva por personal de Prefectura Naval.

El hecho ocurrió a las 4 de la madrugada cuando la embarcación "Nueva Madonna de la Gracia", propiedad de una empresa pesquera con sede en Mar del Plata, encalló en una zona de médanos situada cerca del arroyo La Ballenera, a unos 17 kilómetros de Miramar.

La embarcación tiene una importante carga de besugo que debía entregar en el puerto de Mar del Plata. Por circunstancias que todavía se investigan el barco derivó y encalló muy cerca de la orilla. Se supo que la tripulación solicitó auxilio y asistencia a Prefectura Naval, que poco después envió al lugar a una embarcación propia para rescatar sanos y salvos a los seis tripulantes.

Finalmente la embarcación fue rescata y devuelta al puerto de Mar del Plata para realizar las reparaciones correspondientes. Todavía en el arroyo La Ballenera se pueden ver los cables y materiales que se usaron para rescatarlo y posteriormente remorcarlo.

Cabe recordar que en agosto de 1991, durante de uno de los temporales más espantosos que se recuerdan, naufragaron por la zona de Mar del Sur el Amapola y El Angelito. Una de los episodios más tristes de la historia náutica Argentina.





Video del Madonna de la Gracia encallado en el arroyo La Ballenera.

Texto y Fotografías: Laureano Clavero
Colecciones: Col. Stefano, Col. Canelo, Col. Puente, Col. Clavero y Col. Museo Municipal Punta Hermengo.

Para saber más:

www.pescare.com.ar/n2350.htm

www.histarmar.com.ar

www.museodemiramar.com.ar

es.wikipedia.org/wiki/Julio_Popper

martes, 20 de septiembre de 2011

El Sueñero de Breccia. La historieta que retrata Mar del Sur.

“¿Dónde estaré? ¿Qué tierra será esta?” Esto es lo que leemos en la viñeta cuando El Sueñero, personaje creado por Enrique Breccia, pisa por primera vez las playas de Mar del Sur. Es la primera y única historieta que rescata y retrata la Mar del Sur de las sensaciones. Es una mirada profunda de una Mar del Sur, que solamente los que la hemos vivido, entendemos que nos cuentan esos dibujos plagados de estrellas y medanales. Una obra genialmente soberbia de unos de los grandes de la historieta mundial.



Tapa de "El Sueñero" de Breccia.


La historia de El Sueñero

En 1984, en plena etapa alfonsinista, nace “El Sueñero”. Era un momento histórico muy puntual de la Argentina. Después de años de dictaduras volvía la democracia. El Sueñero fue editada en la revista Fierro de aquellos años y era entregada en capítulos.
La historia trata de una tierra desconocida donde durante años el placer máximo era ir a la guerra y, obviamente, guerrear en esta. Con el tiempo la guerra se convierte en algo cultural y vital que llena a todos los hombres. Pero un día la guerra se fue y detrás de esta vino la paz. Los hombres, acostumbrados a aquel arte, empiezan a morir de ocio faltos de guerra y sangre. Se intentan todos los métodos para sacar a los hombres de ese estado. Todos fracasan. De repente surge una idea: Volver a la violencia del Circo Romano. Ahí es cuando El Sueñero es contratado para buscar gladiadores para el circo. España y Londres son algunos de los escenarios donde el buscador de gladiadores tiene que encontrar a sus presas. Pero las circunstancias lo llevan, en una rudimentaria barca, a desembarcar en las desoladas playas de Mar del Sur…


El Sueñero pisa mar del Sur por primera vez.




Viñeta de El Sueñero donde nombra a varios personajes del folklore y la cultura de Mar del Sur.



Mar del Sur y El Sueñero

El Sueñero recorre Mar del Sur y habla con sus habitantes. Vive sus noches y sus días. Recorre la inmensidad de sus médanos y llanuras. Sánchez, señor de La Canoa y Avelaya, señor de Lanús, son uno de los tantos personajes, junto al gaucho Márquez y otros, que Breccia rescata como parte del folklore de nuestro pueblo. Otra de las cosas que el autor retrata, son los paisajes característicos de Mar del Sur. El puente de Sánchez, la casa de Márquez por allá al fondo y el Médano Grande son el escenario de alocadas y mágicas historias bajo las típicas noches de verano estrelladas a las que Mar del Sur nos tiene acostumbrados. Pero tal vez el broche de oro es el final. La batalla definitiva se resuelve en el Médano Grande, Los Peronistas esperan el ataque de los Gorilas y ahí se define el destino de muchas cosas…y el de Mar del Sur también.

Sobre el autor


Enrique Breccia (nacido en Buenos Aires, 26 de octubre de 1945) es un ilustrador e historietista argentino. Es reconocido mundialmente en el ámbito de la historieta por obras como Alvar Mayor, El Sueñero y recientemente ilustraciones para la novela gráfica Lovecraft publicada por DC Cómics. Hoy vive trabajando en sus ilustraciones entre Mar del Sur e Italia. Sus obras, incluida El Sueñero, se venden y distribuyen por toda Europa.




El Médano Grande, escenario de la batalla final por la conquista de Mar del Sur.


Texto: Laureano Clavero

Para saber más:


http://es.wikipedia.org/wiki/Enrique_Breccia

http://redsectorart.com/breccia/index.php

http://blogs.pagina12.com.ar/revistafierro/

domingo, 11 de septiembre de 2011

Butacas vacías. La historia del cine en Mar del Sur

El 28 de diciembre de 1911 se hace la primera proyección pública de cine en París. 40 años después, este invento llega a Mar del Sur.

Primer cine en Mar del Sur

La aparición del cine en Mar del Sur fue tan precaria como romántica y no estuvo exenta de los altercados que estamos acostumbrados a oír de nuestros abuelos respecto a la calidad de las proyecciones. En los años 50 se empezó a dar cine en el edificio de la ECAN que está sobre la calle 94 y 17. La ECAN era una fábrica de material y baldosas que dejaba un espacio para proyectar películas. Osvaldo Aramendi, en su libro Mar del Sud. Historia y vivencias, nos dice lo siguiente: “El hecho de no existir una sala de proyección con las comodidades acostumbradas en otros lugares, daba lugar a anécdotas tales como el hecho de que parte de las películas se vieran proyectadas en las paredes laterales de a la pantalla, dado lo angosto del salón para estos fines. También se daba la risueña circunstancia de ver a los “indios y soldados” peleando al lado de los espectadores”. Carlos Clavero, antiguo turista de Mar del Sur recuerda que en el cine de ECAN vio la mítica película “Cantando bajo la lluvia”. También cuenta que “él que proyectaba las películas era un tal Cuki y nos dejaba pasar gratis porque éramos amigos”. Posteriormente el cine de la ECAN pasó a proyectar películas infantiles y finalmente desapareció con la llegada en los 60 del Cine Atlantic del Hotel Boulevard Atlántico.

Edificio ECAN. Primer cine de Mar del Sur.

El Cine Atlantic

En los años 60 aparece el Sr. Eduardo Gamba con toda una tecnología para proyectar cine moderno. Instala una sala en el ala este del Hotel Boulevard Atlántico donde antes era un salón de baile. Aramendi cuenta que: “Así Gamba se subía a un banquito para manipular un proyector colocado en una pared lateral del salón, desde el que, antes de la proyección, difundía las postales de un Mar del Sud creciente, propaganda de los comercios (auspiciantes) que se silenciaban por el griterío de los chicos ya que, los que aparecían en las fotos gigantescas sobre la pantalla, estaban presentes en la sala caso todas las veces junto a sus amigos turistas con los que salían en grandes barras”.

Propaganda del Cine Atlantic

Película proyectada en el Cine Atlantic

Cine Atlantic. Marzo de 1984


Más tarde llegarían dos proyectores de alta tecnología y las películas tenían mayor nitidez y calidad. Pero la parición de esta nueva tecnología no impedía que tanto murciélagos como lechuzas se colaran por los agujeros de la destartalada sala y sobrevolaran las cabezas de los espectadores. Algunas de las anécdotas que se recuerdan, Aramendi las cuenta diciendo: "Muchas veces la proyección de las películas se hacían en forma simultánea con Miramar y así se debía comenzar más tarde para contar con, por lo menos, una parte del rollo y cuando estaba por finalizar, una moto iba –rauda- a buscar la otra parte”. Otra de las anécdotas que se recuerda es la aparición en la sala de los dibujantes del mítico cómic Colt Miller de la revista Rayo Rojo. Clavero recuerda que ese día nadie prestó atención a la película y que todo el mundo se la pasó mirando los rostros de dichos dibujantes.

Cine Atlantic. Marzo de 1984

Otra de las míticas películas del Cine Atlantic

Algunas de las películas míticas…

Decenas fueron las películas que se proyectaron en el Cine Atlantic. Había doble sesión y muchas de las películas míticas de la historia del cine tuvieron el honor de ser proyectadas en dicha sala. En los años ochenta muchos recordaran las películas de Bud Spencer y Terence Hill las cuales siempre terminaban a los golpes y que el comentario de todos a la salida era “¡Viste, Bud Spencer pega con la mano abierta!”.






Fragmentos de películas proyectadas en el mítico Cine Atlantic


También el cine bizarro de terror causó sensación en los chicos que veraneábamos en Mar del Sur en los años 80. La película Los chicos del maíz nos marcó a todos debido a que los escenarios en donde transcurría el film (campos y maizales), eran muy similares a la Mar del Sur de esa época.

Los chicos del maíz. Su escenario recordaba a Mar del Sur en el imaginario infantil...



Otras proyecciones míticas fueron Cobra, Rambo I, Terminator, Nueve semanas y media y demás.

El Cine Atlantic funcionó hasta el año 90 y a partir de ese momento nunca más se volvió a proyectar cine en Mar del Sur. En abril del 2011 una tormenta de viento derrumbó lo poco quedaba del cine. Hoy solamente queda una humedecida pared que espera que un haz de luz proyecte alguna película sobre sus grietas para un público que jamás volverá.





Ventana desde la cual se proyectaban las películas. En el fondo vemos la pantalla.



Sala del Cine Atlantic. Hoy totalmente destruida por un temporal.

Texto: Laureano Clavero
Archivo: Mónica Aramendi
Fotografías: Laureano Clavero

Para saber más:

sábado, 10 de septiembre de 2011

Ventanales del pasado: Un mirada al Hotel Boulevard Atlántico

Ya hace más de 120 años que las ventanas del Gran Hotel Boulevard Atlántico reciben todos los días la luz del atardecer. Miles de turistas han pasado por esas habitaciones cerrando y abriendo esos inmensos ventanales de color verde que con sus hermosas fallebas de fabricación francesa hacen de estos una pieza de lujo. Hoy sus bisagras están oxidadas, sus fallebas ya no giran y solamente ceden por la acción de algún temporal que descarga su furia contra el añejo edificio. Tal vez algún día todos estos ventanales se vuelvan a abrir y el viejo hotel recupere aquel auténtico valor histórico que tanto necesita.



Hotel Boulevard Atlántico. Mar del Sur.

Ventana del salón.

Frente del hotel.

Ventana.

Lateral oeste.


Balcón del frente.

Texto y fotografías: Laureano Clavero.





Aquel camino viejo a Mar del Sur...

Nota de marzo de 1984 en la que se habla de las complicaciones que tiene “El camino viejo a Mar del Sur” y el dificil acceso al pueblo. La obra de asfaltado de la ruta actual estaba incluída en el Segundo Plan Quinquenal de Perón pero se frustró con la caída de dicho presidente. En los años 80 llegaría definitivamente la obra y atrás quedarían los viajes en carreta de nuestros padres y abuelos para pasar los veranos en Mar del Sur.





Hacer clic en la nota para leerla

Texto: Laureano Clavero
Archivo: Biblioteca Municipal de Mar del Sur Eloisa Rissoli

Fotos de ayer: La Avenida 100 de Mar del Sur


Avenida 100 a la altura de la calle 15. Años 70.

Avenida 100 a la altura de la calle 15 hoy. Agosto 2011 Mar del Sur.

Fotografías: Colección di Gioia y Laureano Clavero

miércoles, 7 de septiembre de 2011

La colección fotográfica de la Familia Aramendi: Una joya de la historia de Mar del Sur.

Una de las mejores colecciones fotográficas sobre Mar del Sur es la que actualmente posee la familia Aramendi. Mónica Aramendi, hija de Osvaldo Aramendi, autor del libro Mar del Sud. Historia y vivencias, conserva casi 2000 fotografías de nuestra villa balnearia. Esta colección arranca desde los años 30 y sigue hasta la actualidad. Es una herramienta básica de consulta para cualquier persona que pretenda reconstruir la historia de Mar del Sur. La Sra. Aramendi colabora plenamente con este blog desde hace un año brindando su material para complementar las entradas e historias que en este sitio se explican.

Mónica Aramendi

Origen de la colección

En la década del 30 la familia Aramendi construye una de la primeras casas de turistas en lo que hoy es la zona centrica de Mar del Sur. La casa fue bautizada con el nombre de El Refugio y fue emplazada sobre la calle 96 casi 15. En esa época Osvaldo Aramendi era casi un niño y había ganado una pequeña cámara fotográfica gracias a que había completado un album de figuritas de la época. Con dicha cámara se dedicó a fotografiar la evolución de la construcción de su casa y otros lugares de Mar del Sur.

Avioneta sobre la playa principal. Años 50.

Con el tiempo fue cambiando de cámara y continuó tomando fotos década tras década. Hoy la colección contiene una gran cantidad de fotos de lugares, pisajes y comercios que ya no existen.

Postal de Mar del Sur. Años 40.


Mónica Aramendi nos dice al respecto: “Sacabamos todos los veranos fotos del mismo lugar y de esta manera podíamos ver los cambios urbanísticos año a año”. Otra de las curiosidades de la colección es la gran cantidad de postales de todas las épocas que van desde blanco y negro hasta las de color.

Médanos Grande. Años 50.


Herramienta para reconstruir la historia

Actualmente la colección de fotografías de Mónica Aramendi es utilizada por diferentes entidades y personas que se dedican a reconstruir la historia de Mar del Sur. Este blog, el Museo Municipal Punta Hermengo y otros, usamos y recurrimos a este material para poder corroborar o completar nuestras investigaciones. En la recientemente inaugurada Terminal de Ómnibus de Miramar hay un gran cuadro con una fotografía de uno de los primeros transportes de Mar del Sur que fue donada por Mónica Aramendi para completar la galería de transportes antiguos de Gral. Alvarado. Hoy todo este material está siendo digitalizado por el Museo Municpal Punta Hermengo y este blog para que en el futuro pueda servir como herramienta de trabajo, turismo y difusión de Mar del Sur.



Colectivo de Bostiansic. Hoy esta foto forma parte de la galería de transportes antiguos de la nueva Terminal de Ómnibus de Miramar.

Terminal de Ómnibus de Miramar.

Texto: Laureano Clavero
Fotografías: Colección Mónica Aramendi

Para saber más:

La Avenida 100 y tres paisajes

Tres fotografías de la Avenida 100 en donde podemos apreciar los cambios de paisaje a los cuales nos tiene acostumbrados Mar del Sur:






Avenida 100 años 80. Todavía era de tierra.



Avenida 100. Nevada de agosto de 1991.



Avenida 100 hoy. Agosto 2011.

Fotos: Flia Krajlev y Laureano Clavero